La rica cocina de Granada muestra su bagaje histórico

La cocina de Granada es una de las más variadas de toda la Península Española, como en toda cultura gastronómica se nota su bagaje histórico por el cual su gente ha forjado su saber y su quehacer, en toda la provincia de Granada se pueden apreciar muestras de la mezcla de las costumbres musulmanas y cristianas las que se unieron en platos deliciosos.

En Granada se consiguen excelentes recetas que están enmarcadas en la gastronomía andaluza pero con variaciones que la convierten en preparaciones distintas y exquisitas hasta para los paladares más exigentes. Los propios y turistas consiguen es los restaurantes de toda la provincia preparaciones tradicionales que no deben perderse.

Un plato de origen árabe es el remojón granadino tiene muchas variantes de presentación pero siempre se sirve frío con naranja y aceite de oliva. Los descompilados comen naranja con aceite y sal o azúcar. Los que les gusta cocinar unen esta base con huevos, ajo, aceitunas, pimentón, patatas, vinagre y cebolla. Otros lo comen con bacalao.

rica cocina de granada
rica cocina de granada

Otro plato, la tortilla Sacromonte la cual distingue a la cocina de Granada, existen varias versiones de la misma, pero la tradicional se prepara con sesos cocidos de ternera que se pican en finos trocitos y una vez salteados en aceite de oliva, se mezclan en huevos muy bien batidos con nueces, este plato es una delicia conocida en toda España.

Otra receta tradicional que se cocina aún en hogares y restaurantes de Granada son las habas con jamón, es de alguna manera simple de elaborar lo importante es contar con ingredientes de calidad para realizarla, se fríe a fuego lento el jamón y se agregan las habas y se dejan hasta que ablanden y se unan perfectamente en un rico plato.

La saladilla se come en gran parte de la provincia de Granada en época de primavera, es una torta de pan horneada y cubierta de sal y granos. Se usa como acompañante de otros platos como las habas; así como con el jamón serrano. Suele consumirse sobre todo durante las festividades tradicionales de la Cruz de mayo y del corpus.